Entrevistamos a Nacho Alba. Abogado musical en Sympathy for the Lawyer

 

Vengo de la Ciudad de la Alhambra y el Rock, y mi pasión por la música ha sido el punto de inflexión en mi carrera profesional. Granada tiene una cultura musical exquisita y los Morente, Lori Meyers y Planetas han amenizado muchas de mis horas de estudio. 

Soy abogado especializado en Propiedad Intelectual y Derecho de la Música, y tener la oportunidad de trabajar en algo que me gusta, para mí ya es un éxito. Toco la batería y la guitarra desde hace años y conocer la base del sector siempre aporta otro punto de vista en en la defensa y asesoramiento legal. Además, la Abogacía en esta Industria es apasionante, cada jornada es diferente y no hay un día que no aprendas algo nuevo. Quizá, por ello también tiene su parte no tan buena. 

Se trata de una industria con normativa anticuada y en desuso, por lo que en muchas ocasiones no tenemos fuentes legales que se adecuen correctamente a la realidad de la industria. 

Actualmente, pertenezco al despacho Sympathy for the lawyer, único despacho 100% especializado en Industria Musical, que cuenta con un equipo humano y profesional rotundamente excepcional.

Las plataformas digitales han supuesto una revolución en la forma de consumir música pero, ¿cuáles son los inconvenientes que se presentan para los artistas?

En los últimos meses estamos viviendo una gigantesca transformación de todo el ecosistema musical. La crisis sanitaria ocasionada por la COVID19 nos ha llevado a situaciones que pocos podíamos imaginar. Al menos, no tan pronto. Conciertos en streaming, directos y reels en Instagram, entrevistas por zoom, etc. Son circunstancias que hace unos meses no nos planteábamos, y que ya forman parte del día a día de la Industria Musical. 

Esta acelerada -y tal vez prematura- digitalización de contenidos, está cambiando la forma en la que consumimos música. No hay límites de tiempo o espacio, podemos ver un concierto en directo desde cualquier parte del mundo, y escuchar o ver a nuestros artistas, incluso de manera gratuita. Esto es sin duda un gran cambio que, si bien nos acerca cada vez más la música a nuestras vidas, acentúa algunos de los problemas que ya se venían arrastrando, sobre todo, en la gestión de pagos de los artistas. 

En el contexto de las plataformas digitales, esta desigualdad tiene su origen en lo que se denomina como “Value gap” o Brecha de Valor. Es decir, la diferencia entre el número de streams que tiene un artista en las plataformas digitales y los ingresos que percibe por la distribución digital de sus canciones. 

Hasta ahora esta brecha de valor podía compensarse con otras alternativas de la Industria, como giras de conciertos, festivales de música, distribución física de discos, etc. Sin embargo, en el contexto actual es imposible equilibrar estas diferencias con el consumo de música digital. Motivo por el cual, artistas como Bob Dylan, Neil Young o Shakira están aprovechando para vender sus catálogos a grandes fondos de inversión (por eso, y por los beneficios fiscales que conlleva). Además, no debemos olvidar, que la Industria musical española ha afrontado el cierre de 2020, con pérdidas de 1.000 millones de euros en facturación directa y 7.000 millones de pérdidas indirectas. 

Si bien, la Industria Musical está expectante por ver cómo el legislador aborda todos estos cambios, sobre todo, con la transposición, en el próximo mes de junio, de la nueva Directiva Europea de Derechos de Autor. Esta normativa vendrá a introducir mecanismos legales de adaptación de contratos, protocolos de retribución proporcional y adecuada, obligaciones de transparencia de las empresas del sector, etc. Que permitan que la Cadena de Valor sea algo menos opaca y desigual. 

Esta normativa debería ir acompañada de un cambio de mentalidad en el sector. Por un lado, los consumidores tienen que valorar el trabajo de autores y artistas y entender todo el esfuerzo que hay detrás de la producción de una canción o concierto (incluso siendo online). Y, por otro lado, los artistas deberían ser conscientes de que el consumo de la música está cambiando radicalmente, valorando nuevos canales de distribución, que seguramente, a la larga – o más pronto incluso – sean la principal herramienta de la Industria.

Los eventos digitales han sido el salvavidas para la industria de los eventos en tiempos de pandemia. ¿Cómo afecta a las normativas ya establecida la inclusión de los conciertos digitales?

Son muchas las prerrogativas legales que hay que tener en cuenta a la hora de organizar un evento de estas características: Licencias de Sellos Discográficos y Editoriales, SGAE, LOPDGDD, Marcas, Derechos de Imagen, Impuestos, Seguridad Social, etc. La problemática radica – como pasa en muchos otros sectores – en que nuestra legislación, va muy por detrás de la realidad actual, y en cada concierto son muchos los interrogantes todavía pendientes a resolver, sobre todo en términos económicos. En mi opinión, dadas las actuales medidas de la “nueva normalidad” en la organización de conciertos y con los ínfimos ingresos que obtienen los artistas por las ya conocidas plataformas digitales, claramente, los conciertos online pasarán a formar parte de la futura Industria Musical. Todos estamos de acuerdo en que un concierto online nunca podrá ser comparable a un concierto en directo, pero creo que son perfectamente compaginables, sobre todo, como fórmula de promoción y retribución. Además, aunque tengamos la vacuna, todavía queda mucho trabajo por hacer, y si el número de conciertos y festivales no aumenta conforme pase el tiempo, la transformación digital del sector musical será vital para su supervivencia.

 

 

 

 

"La digitalización de contenidos, si bien nos acerca cada vez más la música a nuestras vidas, acentúa algunos de los problemas que ya se venían arrastrando, sobre todo, en la gestión de pagos de los artistas. "

¿Cuáles son las consultas más frecuentes que te hacen como abogado musical?

Siguiendo el hilo de lo anterior, últimamente nos llegan muchas consultas relacionadas con el Value Gap, renegociación de royalties, incumplimientos contractuales provocados por la Covid… Y por supuesto consultas sobre la organización de conciertos online. Dada la poca actividad de la música en vivo, por motivos más que evidentes, son muchos los agentes del sector que se interesan mucho más por la gestión de los royalties generados en la plataformas digitales, de ahí que nos hayan llegado multitud de reclamaciones en este sentido. Aunque en situaciones de crisis la gente se reinventa y son otros muchos los que están emprendiendo, por lo que también nos llegan bastantes consultas sobre creación de sellos discográficos, editoriales, agencias de management, festivales, etc.

Protocolo, Real Decreto, ERTE… El año pasado tuvimos que familiarizarnos mucho, y muy rápido, con términos que la mayoría desconocíamos hasta ahora. ¿Has notado un incremento de consultas legales? ¿Cómo está viviendo la industrial musical tanta incertidumbre?

Todos nos hemos tenido que adaptar, hubo un momento durante el confinamiento que cada semana entraba en vigor un Real Decreto, Orden Ministerial o cambio legislativo. Para nosotros desde marzo ha sido un no parar, incluso en pleno agosto, con las esperadas subvenciones del INAEM. Como decía, hemos notado un gran incremento de consultas relacionadas con el Value Gap, adaptaciones de contratos a la “nueva normalidad”, así como bastantes consultas en materia subvenciones y ayudas públicas, AIEs, incentivos fiscales, etc. Creo que la industria es consciente de que hay mucho camino por recorrer y que todavía falta apoyo por parte de las Administraciones Públicas; pero eso sí, se está trabajando mucho y muy duro. De hecho, asociaciones como la Federación de la Música en España(Es_Música) y Alerta Roja, están avanzando bastante en la profesionalización de la industria. A destacar por ejemplo, la redacción de las 15 medidas esenciales y urgentes para la reactivación de la Industria Musical de Es_Música.

"Creo que la industria es consciente de que hay mucho camino por recorrer y que todavía falta apoyo por parte de las Administraciones Públicas. Eso sí, se está trabajando mucho y muy duro."

¿Qué consejo darías a todos los que están empezando su carrera en la industria musical? ¿Con qué tienen que tener especial cuidado?

Creo que los tres pilares que todo profesional de la Industria Musical debería tener son: el esfuerzo y constancia en el día a día, la empatía por los demás profesionales del sector y sobre todo pasión, mucha pasión por la música. Creo que esto es extrapolable a cualquier sector, pero dado el carácter y complejidad de esta industria, creo que es importante tenerlas siempre en mente. A los artistas, sellos, managers, etc me gustaría recomendarles que sean proactivos en la gestión de sus proyectos, sobre todo, ante la firma de cualquier contrato. Si tienen una oferta sobre la mesa, que no firmen el contrato al momento, que se lo lleven a casa, lo estudien, consulten, analicen las condiciones, y que si es necesario acudan a profesionales del sector. Esta idea se suele repetir mucho, pero es esencial para evitar futuras reclamaciones que luego afectan gravemente a la carrera empresarial y artística de los proyectos musicales.

 

¿Qué servicios ofrecéis en «Sympathy for the Lawyer»? ¿A quién va dirigido?

Sympathy for the Lawyer es un despacho de abogados hiperespecializado en Industria Musical y Derecho de la Música. Asesoramos a cualquier agente de la Industria Musical, desde Sellos Discográficos, Editoriales Musicales, Agencias de Management y Booking, hasta Promotoras de Eventos, Festivales, Salas de Conciertos y como no, a Autores y Artistas, que son la base de todos los demás. Además publicamos multitud de información gratuita en nuestro blog, siendo el HUB una de las principales fuentes de información para los profesionales y empresas de la industria musical. Con Rebel&Rebel, – firma hermana de Sympathy for the Lawyer – trabajamos soluciones de consultoría estratégica y de proyectos especializadas en industria musical. Aquí ofrecemos servicios de transformación digital, estrategias de innovación, competitividad, optimización, productividad, nuevos modelos de negocio, adaptación a escenarios futuros, soluciones disruptivas, etc.

DESCUBRE MÁS SOBRE NACHO

¡Cookies! ¿Y por qué no galletas? Desde Event Club te avisamos que contamos con una política de cookies para ofrecerte los mejores servicios y productos adaptados a tus necesidades. No te preocupes, ¡con que lo aceptes una vez nos vale!   
Privacidad
¡Hola!
¡Hola! 👋

¿En qué podemos ayudarte? :)