Refuerzo positivo y liderazgo de equipos

Un artículo de Nayra Santamaría

Cuando te enfrentas a liderar un equipo, tienes diferentes formas de hacerlo. Existe el líder asertivo, ese que siempre sabe qué decir; el líder autoritario, solo podemos hacer lo que él considere; el líder pasota, ese que te deja hacer y deshacer a tu modo… Cada uno tiene que encontrar la forma de liderar donde se sienta más cómodo pero sin olvidar lo más importante, el bienestar de su equipo.

En los años 70, el psicólogo y científico B.F. Skinner, desarrolló la teoría sobre el Condicionamiento Operante. Basó sus estudios en el análisis del comportamiento de los animales, llegando a la conclusión de que la probabilidad de que una conducta se implante o que se repita, aumenta cuando va seguida de un estímulo positivo y tiende a desaparecer, cuando va seguida de castigo o imposición.

Su teoría ha sido implementada en muchos estudio `psicológicos desde entonce pero en el mundo empresarial no ha sido tan utilizado, a pesar de que sus beneficios son infinitos. Los líderes que utilizan esta técnica en sus equipos han denotado un incremento en el rendimiento del trabajador, un mayor compromiso hacia la empresa, se ha mejorado sustancialmente el clima laboral, incrementando la cohesión de equipos y una disminución de bajas laborables por estrés o ansiedad. 

El valor más preciado que tiene una empresa es el equipo humano que está detrás de cada proyecto, de cada evento. Porque sin su esfuerzo, sacrificio y capacidad de trabajo, los proyectos fracasarían. Quizás a veces resulte complicado, el estrés del día a día, los clientes complicados, trabajos que se atragantan… Pueden ser motivos para perder el control y pagarlo con tu equipo. Por ello, te vamos a dar seis razones para que utilices el refuerzo positivo dentro de tu equipo de trabajo.

“La supervisión mediante refuerzo positivo cambia la atmósfera a mejor en el centro de trabajo. Con refuerzo positivo se obtiene al menos el mismo rendimiento, y muy probablemente, una mejora continuada.”

B.F. Skinner
Psicólogo y científico

RAZÓN 1

Cuando realizamos un feedback destructivo hacia una persona del equipo, estamos creando dentro de esa persona un sentimiento de frustración y enfado, que no le va a permitir ver más allá que su propia ira. Hay que corregir un trabajo mal hecho, sí, pero desde un punto de vista objetivo y positivo, analizando las posibles correcciones y evitando señalizar o puntualizar todavía más ese error.

RAZÓN 2

La escucha activa es un arma muy poderosa para nuestra comunicación interna. Recuerda que no solo es tu equipo, son personas que tienen sus problemas, inquietudes y días malos. Si te hablan no solo te limites a oír. Párate y escucha lo que te tiene que decir. Aprendemos más escuchando que hablando.

RAZÓN 3

Hay una palabra clave en cualquier refuerzo positivo y es la empatía. Ponernos en el lugar del otro va a hacer que tengamos otra visión de las cosas, otro punto de vista. A veces nos obsesionamos en nuestra verdad sin ver que hay más allá. Utilizar la técnica de «Gemba»: mira, escucha, pregunta y aprenderás te ayudará en este proceso.

RAZÓN 4

Sé ejemplo de todo aquello que predicas. Tú eres la persona a seguir dentro de tu equipo de trabajo y por ello, su primera referencia. No podemos dar órdenes contradictorias, siempre debemos tener cuidado con lo que decimos porque implicará que nuestros actos deberán ir en  concordancia. Sé el profesional que quieres ver reflejado en tu equipo.

RAZÓN 5

Utiliza palabras positivas como argumentario. Diversos estudios notifican que utilizar palabras de ánimo hace que la persona adquiera unas habilidades que ni siquiera sabía que tenía. En cambio, las palabras negativas hace que esa persona no solo pierda sus virtudes si no que empiece a encadenar errores debido a la falta de confianza y la frustración interna.

RAZÓN 6

Por último, haz sentir especial a cada miembro del equipo. Todos tienen un talento o súperpoder que mostrar al mundo y de ti dependerá que brille o se apague. Reconoce sus méritos, las buenas ideas y apoya siempre que sea necesario. Un refuerzo positivo comienzo con un cambio de actitud del líder. Intenta ver las cosas buenas incluso en los peores momentos.

A continuación, te dejamos varios ejemplos de refuerzo positivo emitido en el programa Brain Games.

¡Cookies! ¿Y por qué no galletas? Desde Event Club te avisamos que contamos con una política de cookies para ofrecerte los mejores servicios y productos adaptados a tus necesidades. No te preocupes, ¡con que lo aceptes una vez nos vale!   
Privacidad
¡Hola!
¡Hola! 👋

¿En qué podemos ayudarte? :)